martes, 3 de agosto de 2010

ENERGÍA DE LA BUENA...."Enfócate"

"Lograr lo que más deseamos en la vida es una cuestión de ENFOQUE. De qué forma y dónde concentremos nuestra atención, recursos y actividad determinará los resultados que obtenemos".
Estas son las sabias palabras de Rob McBride, conferencista y autor de interesantes libros, con las que abro este nuevo post del blog.Y aunque sabemos que esto es así, no siempre nos enfocamos en lo que más deseamos.
Frecuentemente, la turbulencia del día a día nos lleva a otros destinos. Pero así como al navegar un barco en altamar durante una fuerte tormenta, es imprescindible mantener nuestra mano firme en el timón para asegurar que podamos llegar a donde queremos y no a otro lado. El viento de la vida sopla duro y a veces llega con la fuerza de un huracán y nos desordena la existencia. Por eso, es común desenfocarnos de aquello que más anhelamos.
Un ejercicio sencillo y poderoso consiste en anotar todas las actividades y el tiempo necesario para realizarlas durante un día. Cuando analizamos los resultados, es común darnos cuenta que nuestro tiempo se disipa en actividades que no tienen nada que ver con nuestros objetivos.
La gran mayoría de nosotros tenemos claro lo que queremos en la vida, pero cuando consideramos lo que hacemos, no siempre coincide con lo que aspiramos. Es allí cuando podemos cambiar nuestro enfoque y así asegurar el logro de los resultados que deseamos. Sentarnos y dedicar un tiempo específico para lograr un objetivo no es nada fácil.
Entre las demandas de nuestra familia, nuestro trabajo y los demás, ¿cómo es posible enfocarnos en una sola cosa?
La misma tecnología que ha sido responsable de aumentar la productividad de las personas y las organizaciones es ahora un obstáculo para lograr enfocarnos en una actividad específica. A cada rato viene un mensaje de texto, una llamada de celular, un pin, una solicitud de Facebook, un mensaje de twitter e infinidad de distracciones. Si no lo cuidamos, nuestro tiempo se desliza como agua entre dedos cumpliendo los intereses de los demás y no los propios. Si bien muchas de estas actividades crean placer y nuestro poder de comunicación con otro ser en cualquier momento es increíble, es importante preguntarse: "¿A qué costo?"
Cuando estamos enfocados en satisfacer las necesidades de un cliente específico, generalmente lo logramos. Cuando estamos enfocados en realizar ejercicio físico, vemos los resultados en nuestro cuerpo y en nuestra energía. Cuando estamos enfocados en conquistar a una persona que nos interesa, logramos que nos preste más atención. EN fin, si estamos enfocados en cualquier actividad, damos pasos gigantescos para su exitosa realización.
No es la vida, ni las demás personas las que nos obstaculizan el camino para lograr lo que más queremos. Es la falta de ENFOQUE para dedicarle el tiempo necesario a su logro. La próxima vez que sintamos que la vida se nos desliza por los dedos como la arena del tiempo, soltemos el celular o la computadora un rato. Así, podremos retomar el timón de la vida y ponernos en acción para orientar nuestra dirección hacia lo que más deseamos. Recuerda: Es solo una cuestión de ENFOQUE.
No permitamos que las múltiples distracciones tecnológicas y los vientos turbulentos del día a día nos desvíen del logro de nuestros propósitos. No perdamos el norte, es una cuestión de ENFOQUE...

No hay comentarios:

Publicar un comentario