domingo, 15 de abril de 2012

"El lunes de aguas"


Los orígenes de esta singular fiesta se remontan al siglo
XVI; Felipe II, asustado por el libertinaje sexual que se
respira en la ciudad, dicta unas ordenanzas para obligar a las
prostitutas a abandonar la ciudad y permanecer en su
Casa de Mancebía extramuros durante la Cuaresma. Así, a partir del
Miércoles de Ceniza, las prostitutas dejaban la ciudad y eran
trasladadas a la otra orilla del río Tormes.
Mientras tanto, y como siempre, el Padre Putas, vigilaba,
cuidaba y atendía a las mancebas, siendo el responsable de ellas; este
personaje, convertido eufemísticamente en el Padre Lucas como el
cabezudo más famoso perseguidor de niños y no tanto en los días de fiestas
salmantinos, acompañaba a los estudiantes a recoger de su exilio a las
prostitutas, el lunes siguiente al Lunes de Pascua,
bautizado como Lunes de aguas. Imaginemos la
alegría y el jolgorio de nuestros jóvenes estudiantes para
celebrar la llegada de las rameras; una gran fiesta de carne, hornazo,
comida, bebida y bailes para recibir a las jóvenes transtormesinas.
Hoy, no vamos a buscar a aquellas mujeres a la orilla del Tormes,
aunque algunos años se representó el singular evento, pero seguimos celebrando
con nuestro hornazo salmantino, que una vez, hace siglos, todos
fuimos tunantes por un día, junto al río.
Ingredientes para la masa (para unas 6-8 personas)
-500 gr. de harina
-200 ml. de agua
-100 ml. de vino blanco
-50 ml. de aceite de oliva
-1 huevo
-25 gr. de manteca de cerdo
-25 gr. de levadura fresca
-5 gr. de azúcar (una cuchara de café)
-10 gr. de sal (dos cucharas de café)
-1/8 de cuchara de café de colorante amarillo
Ingredientes para el relleno
-300-400 gr. de chorizo
-300-400 gr. de filetes de lomo de cerdo adobado (o panceta)
-3 huevos cocidos
Preparación
En primer lugar prepararemos la masa en dos pasos:
1. Mezclamos en un bol con la ayuda de un tenedor 300 gr. de harina con los 200 ml. de agua, los 100 ml. de vino blanco, los 25 gr. de levadura fresca, los 5 gr. de azúcar y el colorante. Cubrimos con papel film y dejamos reposar en la nevera 2-3 horas.
2.Añadimos a la mezcla anterior el resto de la harina (200 gr.), los 50 ml. de aceite de oliva, los 25 gr. de manteca de cerdo derretida, un huevo batido y 10 gr. de sal. Mezclamos ayudándonos de un tenedor y terminamos amasando a mano durante varios minutos. Metemos la masa en un bol que taparemos con papel film y dejamos reposar 1 o 2 horas más en la nevera.
Una vez lista la masa es momento de partirla en 2 y estirar con un rodillo cada una de ellas hasta dejarla con un grosor de unos 3mm. Suficiente como para cubrir una bandeja de unos 30×40 cm.
Disponemos la primera capa sobre una bandeja de horno, sobre ella el relleno y por encima la segunda capa de masa.
Cerramos bien los bordes, untamos la superficie de la capa superior con huevo batido y la pinchamos en varios sitios con un tenedor para que al cocer salga el aire y no quede hueco por dentro.
Metemos la bandeja en un horno precalentado a 200ºC, en el tercio inferior del horno, con calor arriba y abajo durante unos 30 minutos.
Puedo aseguraros que está buenisimo, yo he tenido la suerte de degustarlo hace pocos dias nos lo hizo en clase Maria una cocinera buenisima que imparte un curso de cocina de gastronomia de la que soy una de sus alunmas , gracias Maria por todo lo que nos estás enseñando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario