martes, 24 de mayo de 2011

CALMA MIS PASOS

DESACELERA los latidos de mi corazón, calmando mi mente.

DISMINUYE mi ritmo apresurado, al otorgarme una visión de la eternidad del tiempo.

BRÍNDAME la paz de las montañas, en medio de las confusiones del día a día.

RETIRA la tensión de mis músculos y nervios, con la tranquilizante y constante música de las coorrientes acuáticas que habitan en mis recuerdos.

AYÚDAME a conocer y disfrutar del poder mágico y reparador del sueño.

ENSÉÑAME el arte de tomar pequeños descansos; a reducir mi ritmo para contemplar una flor, para charlar con un amigo, para acariciar a un niño, para leer un poema y para escuchar mi música preferida.

CALMA MI PASO, SEÑOR, para que yo pueda percibir, en medio de la incesante labor cotidiana, de los ruidos, de las luchas y alegrías, cansancios o desalientos, TU PRESENCIA CONSTANTE EN MI CORAZÓN.

CALMA MI PASO, SEÑOR, para que yo pueda entonar el cántico de la esperanza, sonreír a mi prójimo y guardar silencio, para escuchar TU VOZ.

CALMA MI PASO, SEÑOR, e inspírame para enterrar mis raíces de manera profunda, en el enriquecedor suelo de los verdaderos y permanentes valores éticos y existenciales de la Vida.

¡¡¡GRACIAS SEÑOR, por el día de hoy, por la familia que me diste, por mis amigos y por mi trabajo!!!

PERO, POR SOBRETODO, GRACIAS POR TU PRESENCIA EN MI VIDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario