jueves, 19 de mayo de 2011

VIVE LA SABIDURIA DEL TAO



El Tao está vacío, pero es inagotable.
No tiene fondo, es el origen de todas las cosas.
En su interior, los bordes afilados se vuelven suaves;
los nudos retorcidos se aflojan;
los rayos del sol se ven atenuados por una nube:
el polvo se asienta en su sitio.
Está oculto, pero siempre presente.
No sé quien lo engendró.
Parece el antepasado común de todo,
el padre de todas las cosas.

DYER


No hay comentarios:

Publicar un comentario