jueves, 8 de julio de 2010

No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.


No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita, es un refrán que nos enseña la virtud de la humildad y nos aleja de la codicia.
Nos advierte que los bienes materiales no hacen rico al hombre, porque une al concepto de riqueza los valores morales. Así, rico es el que prescinde de lujos innecesarios, el que se basta a sí mismo, el que tiene suficiente con lo suyo.
Aquél que no siente la necesidad de mayor número de bienes materiales que los que ya posee, es más rico que el que, aún atesorando bienes sin medida, no ha saciado todavía su codicia y ambición.
Para ilustrar el refrán servirá una historia sobre el filósofo griego Diógenes, que acabó despreciando al mundo y su vanidad.
Cuentan que apenas tenía relación con la gente y que vivía en un tonel en el campo. Y era feliz. Una mañana se acercaron a él un grupo de ciudadanos que le encontraron tomando el sol junto a su tonel.
Le dijeron: "Diógenes, ¿por qué desprecias el mundo y vienes a vivir tan miserablemente en un tonel? Sabemos que eres sabio, dinos, ¿qué quieres?"
El filósofo contestó: "Lo único que quiero es que te apartes, porque me estás tapando el Sol".

No hay comentarios:

Publicar un comentario