jueves, 7 de julio de 2011

Vive la sabiduria del Tao

Teniendo cuerpo y alma
y prefiriendo lo primero,
¿puedes evitar la separación?
¿Puedes hacer que tu cuerpo sea tan flexible
como el de un recién nacido?
En el abrir y cerrar de la puerta de cielo,
¿puedes desempeñar el papel femenino?
¿Puedes amar a tu pueblo
y gobernar tus dominios
sin darte importancia?
Engendrar y alimentar;
tener, pero no poseer;
trabajar, sin exigir reconocimiento;
dirigir sin controlar ni dominar.
El que participa de este poder
trae el Tao a este mundo.
Esta es la virtud primordial.

DYER

No hay comentarios:

Publicar un comentario