jueves, 28 de julio de 2011

Vive la sabiduria del Tao


Los cinco colores ciegan el ojo.
Los cinco tonos ensordecen el oído.
Los cinco sabores embotan el gusto.
La persecución y la caza enloquecen la mente del hombre.
Malgastar energía en obtener objetos raros
impide el crecimiento de uno mismo.
El maestro observa el mundo
pero confía en su visión interior.
Deja que las cosas vayan y vengan.
Acoge lo que está dentro y excluye lo que está fuera.

DYER

No hay comentarios:

Publicar un comentario