sábado, 22 de mayo de 2010

La serpiente y la luciérnaga

Cuenta la leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido y con miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir. Huyó un día y ella no desistía, dos días y nada. En el tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y dijo a la serpiente:
- Puedo hacerte tres preguntas?
- No acostumbro dar este precedente a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar.- 1-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?- No.
2- ¿Yo te hice algún mal?- No.
3- Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?- Porque no soporto verte brillar.
Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo, ni daño a nadie?Sencillo es de responder... ¡Porque no soportan verte brillar!...Cuando esto pase, no dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, continúa y sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte... porque tu luz seguirá intacta.Tu esencia permanecerá, pase lo que pase...Se siempre auténtico, aunque tu luz moleste a los predadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario