miércoles, 26 de mayo de 2010

¿Qué es el Zen?

El Zen es aprender a conocerse a sí mismo, a superar las contradicciones en que nuestro egoísmo nos encierra y, de ese modo, encontrar una manera de ser más natural y más armoniosa.
Ni filosofía, ni ética, ni religión, el Zen nos permite acceder al origen de toda filosofía, ética o religión. Fuente de despertar, el Zen transforma nuestra vida cotidiana aquí y ahora.
La esencia del Zen es la práctica de la meditación justa: zazen. Sentarse en un cojín, con las piernas cruzadas, la espalada bien derecha, la nuca extendida y el mentón recogido. La respiración calma. El espíritu, liberado de toda traba, se concentra en la espiración larga y profunda, como así también en los puntos importantes de la postura.
Al no buscar nada en particular y al abandonar toda preocupación, el practicante, perfectamente atento al instante presente, aprende a conocer su conciencia más profunda.
Además de los beneficios que aporta a la salud, zazen nos permite acceder a un mejor conocimiento y a un mejor dominio de nosotros mismos. Trae naturalmente fuerza, paz y libertad, reequilibrando las funciones respiratorias y cerebrales, y transformando nuestra relación con el mundo. Es la fuente de apertura del ser humano en su vocación más profunda.
El verdadero Zen consiste en sentarse tranquilamente en la postura correcta.
Zazen significa poner en reposo el espíritu, concentrar el espíritu y la mente.
El Zen no es un estado particular, es el estado normal, silencioso, apacible, sin agitación.
En zazen no entra ninguna intención ni de búsqueda, ni de imaginación o esfuerzos particulares.
Basta con ser sin hipocresía, sin dogmatismo, sin arrogancia, abrazando los contrarios.
Maestro Taisen DESHIMARU

No hay comentarios:

Publicar un comentario