jueves, 25 de agosto de 2011

Vive la sabiduria del Tao

Vaciate del todo.
Deja que tu corazón esté en paz.
Entre las prisas de idas y venidas mundanas,
observa como los finales se convierten en principios.
Las cosas florecen, una a una,
sólo para regresar a la Fuente...
a lo que es y a lo que será.
Volver a la raíz es encontrar la paz.
Encontrar la paz es cumplir nuestro destino.
Cumplir nuestro destino es ser constante.
Practicar la constancia se llama visión.
No conocer este ciclo conduce al desastre eterno.
Praticar la constancia nos da perspectiva.
La perspectiva es imparcial.
La imparcialidad es la mayor nobleza.
La mayor nobleza es Divina.
Siendo divino eres uno con el Tao.
Ser uno con el Tao supone la eternidad.
Este camino es para siempre;
no existe la muerte física.

3 comentarios:

  1. Hola! ¿Crees que podrías publicar el versículo 80 del libro del Tao de Dyer?. Me gustó mucho ese capítulo.

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo pienso no estoy seguro si era exáctamente ese versículo. Hablaba sobre las gentes en un pais pequeño.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jym, gracias a ti por entrar en este Blog que mi hermana lo mantiene hace tiempo, yo soy una colaboradora de los jueves donde escribo y pinto de mi propia cosecha con la intención de llegar a comunicarme con personas como tu a través de ese mundo misterioso que se llama conciencia que solamente llegamos unos cuantos.Creo que la sabiduria del Tao es una pequeña puerta para quien quiera entrar, sin llave....se puede pasar y hacer un gran viaje.
    Seguiremos con los versículos...un abrazo de María Jesús.

    ResponderEliminar