jueves, 14 de octubre de 2010

El activista chino Liu Xiaobo ganó el Nobel de la Paz 2010

El presidente del Comité del Nobel, Thorbjoern Jagland, sostiene una fotografía del recién nombrado Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, quien se encuentra detenido en su país. Es el primer chino en ganar el premio.
El disidente ganó el premio "por su larga y no violenta lucha a favor de los derechos humanos fundamentales en su país", según explicó el Comité que lo eligió. Liu, ex profesor de literatura, pasó los últimos 20 años entrando y saliendo de distintas cárceles por su defensa de las reformas democráticas. En 1989 convenció a los estudiantes que ocupaban la plaza de Tiananmen de que se marcharan cuando los tanques del ejército se disponían a avanzar sobre los manifestantes. Fue condenado recientemente a 11 años de prisión por el manifiesto Carta 08, que reclamaba elecciones generales libres y democráticas y el fin del poder del Partido Comunista.
Liu, de 54 años, fue galardonado por su lucha en defensa de los derechos humanos, explicó el comité noruego. Por el premio estaban nominadas, entre más de doscientos candidatos, las Abuelas de Plaza de Mayo de la Argentina.
El ganador, presidente de honor del PEN Club de escritores chinos independientes, fue uno de los principales autores intelectuales de la "Carta 08", el manifiesto a favor de la democracia y los derechos humanos publicado en diciembre de 2008.
El ex profesor de literatura condenado en diciembre de 2009 a 11 años de prisión, acusado de "socavar el poder del Estado", ya había estado encarcelado dos veces. Pasó dos años detenido por su participación en el movimiento pro democracia que fue reprimido de forma sangrienta en junio de 1989, y en 1996 había sido recluido en un campamento de "reeducación".
Después del anuncio del Nobel, la reacción de China no se hizo esperar. El portavoz de la cancillería en Pekín, Ma Zhaoxu, recalcó en un comunicado que "Liu Xiaobo fue hallado culpable de violar la legislación china" y sostuvo que las acciones del disidente "son contrarias a los objetivos del Premio Nobel de la Paz".
"Al atribuir el galardón a esta persona, el Comité Nobel ha violado y blasfemado ese premio", añadió.
La esposa del disidente, Liu Xia, se declaró en cambio "encantada" por la noticia, y agradeció a todos quienes apoyaron a su marido, incluyendo al Dalai Lama, líder del budismo tibetano, cuya obtención del Nobel de la Paz en 1989 había provocado igualmente la cólera del gobierno chino.
China había advertido ante la eventualidad de que Liu fuera galardonado, que consideraría como un "gesto inamistoso" que el gobierno noruego lo felicitara.
Tras el anuncio, Francia y Alemania pidieron la inmediata liberación del disidente. La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional llamó por su lado a "reforzar la presión internacional para que Liu y los numerosos presos políticos chinos sean liberados".


No hay comentarios:

Publicar un comentario