viernes, 22 de octubre de 2010

Las virtudes

· Las virtudes son como bellas flores que adornan tu personalidad.
· La sangre se hereda. La virtud se conquista.
· Las virtudes que se ostentan son vanas y falsas virtudes.
· La virtud no vive en soledad, pronto se le acercan vecinos.
· La virtud es inseparable de la dicha.
· No podemos ver a la virtud sin amarla.
· Serás tanto más libre cuantas más virtudes desarrolles.
· Eso que llamas tu mala suerte, ¿no será que te faltan virtudes?
· Nuestras virtudes son a menudo hijas de nuestros vivios. Hijas del esfuerzo que nos costó superarlos.
· No reconocerás tus defectos y empezarás a transformarlos si no tienes una mínima dosis de humildad.
· Las personas en exceso "virtuosas" desacreditan a la virtud.
· Es el hombre quien debe desarrollar su virtud, no la virtud al hombre.
· La virtud es el punto medio entre dos vicios opuestos. Así, la valentía es el punto medio entre la temeridad y la cobardía.
· La virtud lleva la recompensa en sí misma.
· La virtud no consiste en abstenerse del vicio, sino en no desearlo.
· Para llegar al conocimiento de la verdad sólo hay un camino: el de la humildad.
· Un gramo de humildad vale más que una tonelada de honores.
· Cuanto más grandes somos en humildad más cerca estamos de la grandeza.
· La humildad es la reina de las virtudes. Es la luz que disipa las tinieblas esparcidas por el orgullo y la soberbia. Es el bálsamo que dulcifica las amarguras y pesares de la vida.
· Comprobarás tu grandeza cuando sepas sobreponerte sin esfuerzo a las grandes humillaciones.
· Sólo al orgullo le hunde la humillación.
· La única forma de no exponerse a sufrir una humillación es preveerla.
· El buen humor es un deber que tenemos para con nuestros prójimos y semejantes.
· La función química del humor es ésta: cambiar el carácter de nuestros pensamientos.
· El buen humor, con frecuencia, es hijo de la humildad y la modestia.
· Sencillez en el hablar, en el vestir, en todos tus modales.
· Las verdades profundas siempre pueden expresarse de un modo sencillo.
· Es curioso observar cómo casi todos los hombres que valen mucho son de maneras sencillas y que casi siempre las maneras sencillas son tomadas por indicio de poco valor.
· De las hermanas del Amor, una de las más bellas es la piedad. Desarrollarás la piedad cuando adquieras la capacidad de meterte dentro de la piel del otro.
· Lo que la lluvia es para el fuego, lo es la piedad para la cólera.
· Una piedad sin límites para todos los seres vivos es la prueba más firme y más segura de la conducta moral interior y propia.
· Difícilmente yerra la persona moderada.
· Has de aprender a usar de todo con moderación y sobriedad.
· Rechazar las alabanzas, la mayoría de veces, es un deseo de ser alabado dos veces.
· La modestia es al mérito lo que las sombras a las figuras de una cuadro. Les da relieve.
· ¿Tú te consideras modesto? No te creía tan orgulloso.
· Si la hipocresía muriera, la modestia debería ponerse, por lo menos, de medio luto.
· Sé modesto. Piensa que todavía te queda mucho por aprender.
· La modestia sola es capaz de desarmar la envidia, que por lo común hace a los hombres injustos.
· La vanidad es el amor propio al descubierto.
· La falsa modestia no es otra cosa que el orgullo disfrazado.
· Sé generoso. Hay que haber sido pobre para apreciar la dicha de dar.
· El que más da es el que más adquiere.
· Más que en dar la generosidad consiste en enseñar a cómo ser y tener.
· La discreción es la virtud sin la cual todas las demás dejan de serlo.
· Sé discreto. El día tiene ojos. La noche tiene mil orejas.
· La mejor disciplina se llama autodisciplina.
· La templanza es el vigor del alma.
· La confianza en sí mismo es el secreto del éxito.
· Generalmente ganamos la confianza de aquellos en quienes ponemos la nuestra.
· Sé justo antes de ser generoso. Sé humano antes de ser justo.
· Sin piedad la justicia se torna en crueldad. Y la piedad sin justicia en debilidad.
· Donde no hay libertad no hay justicia, y donde no hay justicia no puede haber libertad.
· Es bastante más fácil ser caritativo que justo.
· Muchas personas intentan ser buenos porque no saben ser justos.
· Donde no hay esperanza no puede haber esfuerzo.
· La esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia.
· Basta la más pequeña partícula de esperanza para engendrar un gran amor.
· La esperanza es un préstamo hecho a la felicidad.
· La limpieza es para el cuerpo lo que la pureza es para el alma.
· Por lo general el limpio de cuerpo también lo es de alma.
· Con orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo y hacerlo bien.
· En el trato con los demás, la comprensión, el respeto y la tolerancia deben ser la expresión del desarrollo progresivo de la virtud en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario