sábado, 16 de octubre de 2010

El Día Mundial de la Alimentación

Más de 150 países de todo el mundo celebran este 16 de octubre, el Día Mundial de la Alimentación, con actos especiales, conferencias, concursos, actividades deportivas y una vigilia mundial a la luz de las velas sobre "El Derecho a la Alimentación". Con ocasión de esta efeméride también se conmemora el 65º Aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). El tema de este año es Unidos contra el hambre. La unión contra el hambre se vuelve una realidad cuando el Estado y las organizaciones de la sociedad civil trabajan en asociación con el sector privado a todos los niveles para erradicar el hambre, la pobreza extrema y la malnutrición, sostiene la FAO.
Recordemos que ya el año pasado se alcanzó el umbral crítico de mil millones de personas hambrientas en el mundo, en parte debido a la subida de los precios de los alimentos y a la crisis financiera, lo que constituye, según el Director General de la FAO, Jacques Diouf, un "trágico logro en estos tiempos modernos". En vísperas de la celebración de la Cumbre sobre el hambre, Diouf puso en marcha una petición en línea para reflejar la vergüenza moral que supone esta situación. El proyecto "1000 millones de hambrientos" invita a la gente a través de los medios sociales en línea a firmar la petición contra el hambre.
El Papa Benedicto XVI, envió un mensaje a la FAO señalando que "si la comunidad internacional quiere estar verdaderamente "unida" contra el hambre -- la pobreza debe superarse a través de un desarrollo humano auténtico, basado en la idea de la persona como una unidad de cuerpo, alma y espíritu. Hoy, sin embargo, hay una tendencia a limitar la visión del desarrollo a la de satisfacer las necesidades materiales de la persona, especialmente a través del acceso a la tecnología. Sin embargo, el verdadero desarrollo no se establece en función de lo que una persona "tiene", sino que debe abarcar valores superiores como la fraternidad, la solidaridad y el bien común".
En la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria, es decir, la "Cumbre sobre el hambre", que tuvo lugar en noviembre de 2009, se aprobó una declaración en la que se renovaba el compromiso contraído en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 para la erradicación definitiva del hambre de la faz de la Tierra. En la Declaración también se exigía un aumento de la financiación nacional e internacional destinada a la agricultura, nuevas inversiones en el sector rural, y más medidas para afrontar la amenaza que el cambio climático supone para la seguridad alimentaria.
Como medida para enfrentar el hambre en el mundo, la FAO ha propuesto desarrollar una verdadera revolución agrícola que permita incrementar en un 70 % la producción de alimentos, para abastecer a una población de 9 mil millones de personas que el mundo tendrá en 2050. Debido a la escasez de tierras aptas para los cultivos, los agricultores se verán obligados a obtener un mayor rendimiento de la tierra ya cultivada en lugar de expandir sus explotaciones. Sin embargo, la producción alimentaria intensificada ha supuesto tradicionalmente un aumento de la dependencia con respecto a los plaguicidas y fertilizantes y un uso excesivo del agua, lo que puede degradar los suelos y los recursos hídricos. Para evitar ese extremo se han propuesto medidas complementarias ambientales. La FAO considera que se puede aumentar la producción de cultivos de un modo sostenible a través de la aplicación de políticas y tecnologías adecuadas, así como de enfoques que complementen la labor de la naturaleza.
Uno de los aspectos centrales del proyecto dirigido a incrementar en un 70% la producción mundial de alimentos, es la perspectiva de dar trabajo a dos mil 500 millones de personas. Efectivamente, la FAO prevé que quienes deben producir esa cantidad adicional de alimentos son los pequeños agricultores y sus familias, que suponen más de un tercio de la población mundial.
De esta manera se pretende fomentar la producción agropecuaria y simultáneamente contribuir a salir de la pobreza extrema a más de mil millones de personas que hoy padecen hambre en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario