martes, 18 de enero de 2011

Botiquín de Supervivencia

Imaginemos que mientras vivimos tenemos a nuestra disposición un botiquín lleno de utensilios que nos ayudaran ante todas aquellas dudas, problemas o situaciones en las que necesitemos algún tipo de apoyo o consejo.
Además de poder elegir lo que contenga el botiquín, también podríamos usarlo cuando lo creamos más oportuno, es lo bueno del libre albedrío. La imaginación ayuda muchas veces a comprender situaciones que la razón no entiende.
Sería bastante útil sobretodo para casos de emergencia.En mi caso mi botiquín contendría los siguientes utensilios.

Unas tijeras.
Creo que las usaría para cortar todo vínculo dependiente que me ate a una pareja, amigos, familia. Ya sea en lo económico, lo personal o ante alguna necesidad infantil y caprichosa de no querer afrontar un problema que en realidad me concierne a mí resolver.
Las parejas son parejas, no son uno mismo; los amigos están para escuchar, comprenderte y ayudarte no para solucionarte la vida. La familia es parte de ti pero no son tú.
Muchas veces las fronteras entre tú y el otro se juntan tanto que se fusionan, por lo que los límites desaparecen. El estar unido a alguien evita muchas veces que evolucionemos, sobretodo cuando hay dependencia.Son peligrosas si se usaran mal lógicamente ningún instrumento es bueno sino se sabe usar porque habría que estar seguros de lo que se corta, pero si aciertas podrían liberarte.

Maquillaje como pomada.
En unas ocasiones, ayudarían a tapar o aliviar las secuelas que se quedan tras usar las tijeras. En otras para disimular imperfecciones. ¡Cuidado! usar con precaución o parecerás un payaso maquillado con hipocresía.
Evitarían, en cierta forma, por ejemplo el hacer daño a otros, o a ti mismo sin motivos aparentes como cuando la realidad es muy dolorosa o cuando sabemos que es demasiado cruel para sacarla fuera porque podría destruir en vez de solucionar. La verdad es mejor entendida cuando se sabe expresar.
Al rebajar con el maquillaje el efecto del problema o asunto a tratar le daríamos otro aspecto. El asunto en sí no cambia, claro está, sólo la forma en que lo presentamos.
La imaginación cree muchas veces lo que ve, lo que hará que ayude a solucionarlo.¿Un despido? bueno, encontraré algo mejor o me tomaré un descanso porque me lo merezco y así reflexionar sobre qué lo ha motivado. ¿Fin de una relación? pues intentaré saber qué quiero para que no ocurra de nuevo y entender los motivos, ¿culpa mía o no? por ejemplo. El dolor queda pero al untarlo con pomada los efectos se alivian.
Maquillados tienen otra apariencia.Hay que tener cuidado con el maquillaje porque el mal uso del mismo nos convierte en mentirosos y tiende a hacernos vivir en la ignorancia e hipocresía al esquivar la realidad a base de falsos escenarios. Hay que leer bien el prospecto.

Gafas de sol y tapones para los oídos.
Hay veces que es mejor no ver ciertas cosas en todo su esplendor. Lo sabemos todos. Las gafas de sol ayudan a ignorar ciertos detalles que evitarían que te preocuparas demasiado para así no darle una importancia que realmente no tiene. Lo mismo ocurre con lo tapones de los oídos.En caso de urgencia y si es demasiado tarde, el maquillaje podría ayudarte a cambiar la perspectiva o en el peor de los casos las tijeras harán que lo olvides. Precaución, no utilizar de noche, no sea que te ciegues. Y recuerda quitarte los tapones no sea que vayas a no oír cosas que te interesen. Tampoco es cuestión de perderse por un mundo de fantasía.

Pastillas del olvido.
Muy útiles cuando nos atacan con consejos llenos de miedos que proceden de personas afligidas que simplemente proyectan sus problemas en nosotros. Algunos toman tantas que se olvidan hasta de quienes son, otros ni las usan porque prefieren sufrir el proceso y por tanto los síntomas.Yo las uso, unas veces funcionan, otras no sobre todo en los casos en los que me las tomo demasiado tarde.

Un espejo.
Para poder verte internamente tal como eres en momentos en los que dudaras de ti mismo. El reflejo habla y no hay que ignorarlo. En mi caso, no me gusta a veces porque da mucho miedo verse cuando me siento inseguro, momento en el cual reflexiono para ver cómo cambiar lo que no me gusta. El maquillaje puede ayudar a solucionar así como la pastilla del olvido. Un espejo te dice lo que eres y hay que aprovecharlo para juzgarse, por lo que es muy importante el aprender a hacerlo sin sentencias, el ser claro consigo mismo sin flagelarse.

Vitaminas.
Me las tomaría cuando no me gustara lo que refleja el espejo. Se suelen necesitar cuando se intenta cambiar. Las personas que quieres y que te quieren podrían aportarte una cantidad más que suficiente de vitaminas.
Las mejores son las que contienen apoyo, realismo y sinceridad.
Mi botiquín cambiaría mucho su contenido.Pondría y quitaría cosas, dependiendo de lo que se presente. Recomiendo usar la misma porción de realidad y de imaginación, ambas mezcladas ayudan a vivir de una forma más original y por tanto más divertida. Por intentarlo no pasa nada porque la razón por sí sola aburre y la imaginación sin su apoyo se pierde en un mundo tan materialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario