jueves, 24 de febrero de 2011

Semillas Zen



Todos estamos relacionados

Me gustaría contar una historia sobre el maestro Zen Bankei (s.XVII), que no usaba Koanes clásicos en sus enseñanzas.
Un día, una mujer se acercó al maestro Zen Bankei para quejarse de su nuera. "Hmmm, ¿de veras? !No me diga!,comentaba Bankei, absorviendo la perorata de la mujer cual papel secante con la tinta. Cuando terminó, le dijo simplemente: "Hace mucho tiempo tú misma fuiste una nuera ¿Acaso no te comportaste igual que ella? No pienses en tu nuera como si fuese un ser ajeno a ti. Está recorriendo el mismo camino que hiciste tú. Su vida es una extensión de la tuya proyectada en el pasado" Puesto que Bankei había escuchado todas las quejas y la mente de la anciana se había apaciguado,las palabras del maestro pudieron satisfacerla.
Algún tiempo después, la nuera se acercó al maestro Zen Bunkei para quejarse de su suegra. Después de haber escuchado pacientemente sus lamentaciones, Bankei dijo:"Algún día te convertirás en suegra. No pienses en tu suegra como si fuese un ser ajeno a ti. Está recorriendo el mismo camino que tu tomarás algún día. Su vida es una extensión de la tuya proyectada en el futuro. Si piensas en tu vida de esta manera, será difícil quejarse por ello, ¿no es cierto?" Al igual que sucedió con la suegra, las palabras de Bankei confortaron el corazón de la nuera.
El maestro Zen Dogen, fundador de la escuela Soto Zen en el s.XIII, tenía una visión tan amplia sobre el concepto de una vida interrelacionada, que incluso abarcaba los objetos. En su Tenzo Kyokun ("Instrucciones para el responsable de la cocina"), Dogen cita un antiguo texto:"Mira la olla como si fuese tu cabeza, mira el agua como si fuese tu propia vida", y dice también:"Utiliza las propiedades y posesiones de la comunidad como si fuesen tus propios ojos". Todas las cosas están vivas en el basto océano del mundo del Dharma.
Al reflexionar sobre el modo en que conduzco mi vida como estudiante de las enseñanzas de Buda, me doy cuenta de que, por muy intenso que sea mi intento, no estoy a la altura de estos ejemplos. Todo lo que soy capaz de ver es mi propio egocentrismo. Sin embargo, aunque se me hayan revelado aún en las enseñanzas del Buda, probablemente no habría sido capaz de ver en ellas ni siquiera eso.
Shundo Aoyama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario