domingo, 27 de marzo de 2011

Cambio de hora

El hipotálamo, culpable del cansancio y malhumor que genera el cambio horario
El hipotálamo, situado en la base cerebral, es el culpable de los trastornos -desajustes en los estados de ánimo y cansancio- que el cambio de hora provocará en las personas, ya que se trata de una región que pertenece al sistema de las emociones en el cerebro y que regula el ciclo sueño/vigilia.
En la madrugada de ayer comenzó la hora de verano y los relojes se adelantaron una hora (a las 02:00 serían las 03:00), un cambio que, según los expertos, afecta poco y es pasajero, pero afecta.
Y es que el cerebro posee un «reloj interno» situado en el hipotálamo, ha explicado a EFE el investigador del Instituto de Salud Carlos III y profesor de la Universidad Complutense, Manuel Martín-Loeches, quien ha agregado que con el cambio horario «de repente» esta región cerebral se encuentra mal sincronizada.
Martín-Loeches ha señalado que el hipotálamo regula la cantidad y tipos de hormonas que circulan por el cuerpo a lo largo del día y la noche, para preparar al ser humano para «la acción o el descanso».
«Es normal que ese desajuste se note en todo el cuerpo, en todos los órganos del cuerpo», ha apuntado este científico.
Hay hormonas, según este investigador, que hacen aumentar la tasa cardíaca, la respiración e, incluso, la actividad del sistema inmune, entre otros, y otras que tienen efectos contrarios.
Esto se ajusta a las distintas horas del día, en función de las necesidades cotidianas.
Con el cambio de horario de verano, ha puntualizado Martín-Loeches, una persona cuando llega a casa puede seguir preparada para la acción y no estarlo para el descanso, porque según su «reloj interno» aún se encuentra en la oficina (en acción).
Esto provocará en esa persona al día siguiente cansancio, porque, seguramente, le costará iniciar el sueño.
«El sueño aparecerá de forma espontánea más tarde, ya que si una persona se suele acostar a las 24:00 horas, por ejemplo, y, mientras el despertador de su habitación dice que son las 24:00 horas, su reloj interno dice que sólo son las 23:00 horas, no tendrá sueño», ha indicado este profesor de la Universidad Complutense.
En definitiva, ha recalcado, este reloj interno regula el ciclo del sueño/vigilia.
Es lo mismo, ha detallado Martín-Loeches, que ocurre con el «jet-lag», que se produce cuando se viaja a otros países con franja horaria distinta a la española.
El hipotálamo, ha continuado, además de regular otras funciones como el hambre, pertenece al sistema de las emociones en el cerebro (sistema límbico), de ahí que estos cambios de hora conlleven a su vez cambios o desajustes en los estados de ánimo.
«Lo bueno que tiene el reloj del hipotálamo es que en cuestión de días se ha ajustado completamente al nuevo ritmo», ha asegurado.
Según Martín-Loeches, los trastornos por el cambio de horario de verano y el de invierno son parecidos, si bien los que provocará el cambio de mañana son algo más graves, pues se acaba durmiendo menos, aunque ha insistido en que estas alteraciones duran poco.
El cambio horario tiene también repercusiones en el ahorro de energía.
Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el potencial de ahorro en iluminación puede llegar a representar un 5 por ciento del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros.
De esa cantidad, 90 millones correspondería al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de seis euros por hogar durante el período llamado «horario de verano», mientras que los otros 210 millones se ahorrarían en los edificios del sector terciario y en la industria, según estimaciones del IDAE, las mismas que otros años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario