jueves, 16 de septiembre de 2010

Bolas chinas para reforzar el suelo pélvico

Fortalecer el suelo pélvico es algo que deberían hacer todas las mujeres, ya que se trata de unos músculos que de no ejercitarlos terminan perdiendo tonicidad y elasticidad provocando pérdidas involuntarias de orina. Especial relevancia tiene hacerlo si has tenido un bebé, ya que el embarazo y el parto son causas principales de incontinencia, puesto que son precisamente esos músculos los que han sido sometidos a un enorme esfuerzo.
En nuestra cultura, hablar de bolas chinas aún se asocia a juegos y prácticas sexuales. Sin embargo, lejos de estos temas, estas bolas pueden suponer un gran beneficio para esos músculos del suelo pélvico que necesitan ser fortalecidos. Hablamos de unas pelotitas, normalmente dos, bastante ligeras que tienen sendas bolas más pequeñas en su interior, y que se introducen en la vagina de la mujer. Cuando las tienes puestas y te mueves, las bolitas interiores golpean a las exteriores y producen un efecto vibratorio.
Es precisamente esa sensación la que hará que los músculos de esa zona se fortalezcan. ¿Cómo? Pues es bastante sencillo, esa vibración produce a su vez la sensación de que las bolas se te van a caer, es la misma que tenemos cuando se nos va a escapar un poquito de pis. En el momento que esto ocurre, el cerebro es consciente de ello y le ordena a los músculos que se contraigan de modo que se van ejercitando ellos mismos de forma involuntaria.
Esto ocurre porque la interacción y coordinación de los músculos origina procesos reflejos que envían información al cerebro y, aunque nosotros no seamos conscientes, nuestro cuerpo sabe cómo está cada músculo. Es un concepto denominado propiocepción, información enviada al cerebro directamente desde los músculos, ligamentos y articulaciones.
En este contexto, las bolas chinas gozan de un buen nivel terapéutico para la mujer. Los famosos ejercicios de Kegel son, sin duda, uno de los mejores métodos para fortalecer el suelo pélvico, pero las bolas chinas pueden conseguir enormes beneficios. Lo importante no es elegir un método u otro, sino combinarlos.
En palabras de Eva Tirado, fisioterapeuta de iQtra Medicina Avanzada que participa en el programa de recuperación postnatal en el USP Hospital San José: “Ambas técnicas, lejos de lograr el mismo efecto son complementarias, por lo es fundamental practicar las dos. No tiene sentido utilizar las bolas chinas sin haber trabajado previamente el suelo pélvico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario