jueves, 30 de septiembre de 2010

Pastillas adelgazantes


Pastillas adelgazantes, actualmente hay infinidad de fármacos y sustancias naturales que prometen la figura perfecta, perdiendo peso sin esfuerzos ni limitaciones. Esto obviamente que no es tan cierto como muchos afirman.
La magia no existe, mucho menos en cuestiones de belleza; la mayoría de las pastillas que se venden para adelgazar no sirven de mucho, y en más de un caso pueden resultar contraproducentes.
Los productos que encuentras en los herbolarios son en la mayoría diuréticos, con alto contenido en fibra o compuestos por algas como el fucus, tienes que tener cuidado con estos porque no son aptos para todas las personas y puede que no cumplan con las reglamentaciones de sanidad.
Después tienes las pastillas adelgazantes que solo se consiguen bajo receta médica, las que las debe prescribir el especialista en casos de obesidad mórbida. Las más seguras actualmente son la Sibutramina y el Xenical.
La sibutramina ayuda a tener sensación de saciedad y acelera el metabolismo porque actúa sobre el SNC, el Xenical por su parte disminuye la absorción de grasas, impidiendo que el cuerpo absorba las que provienen de los alimentos. Ambos fármacos solo son efectivos en combinación con ejercicio y dieta.
Están quienes creen que los diuréticos y laxantes sirven para adelgazar y esto no es así, solo ayudan a que el cuerpo elimine desechos, orina y heces, pero solo se usan en casos realmente necesarios. La balanza puede marcar una baja, pero esto es justamente por la eliminación de agua y materia fecal, no por grasa.
Por último están las anfetaminas, fármacos que en lugar de ayudar afectan terriblemente la salud poniendo en riesgo hasta la vida de una persona. Estas pastillas quitan el hambre, aceleran el ritmo cardíaco y al dejarlas tienen efecto rebote, además de multitud de problemas en el organismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario