domingo, 26 de junio de 2011

“Las drogas no son un juego de niños”.

COMO INFLUYE LA DROGA EN LOS NIÑOS
Los estudios demuestran que millones de personas de15 a 64 años de edad han consumido por lo menos una Vez durante los últimos 12 meses drogas que están Sujetas a fiscalización internacional. Entre las drogas De elección figuran el cannabis, las metanfetaminas, la Cocaína y la heroína. Aunque las estadísticas no suelen Incluir a los niños, es bien sabido que uno de los efectos
Secundarios del consumo de drogas es su repercusión Negativa en los niños menores de 15 años. Algunos niños están desatendidos o son objeto de abusos
Infligidos por padres toxicómanos y otros han perdido A sus padres, víctimas del uso indebido de drogas. Familiares o instituciones gubernamentales suelen
Encargarse de estos huérfanos. Se crea además un nexo Entre los niños y las drogas a medida que la generación Más joven se entrega a los cigarrillos, el alcohol o La marihuana para sentirse integrado o sobrellevar el
Estrés. Aunque no sea norma, algunos niños comienzan A los 8 ó 9 años. Luego vendrán, tal vez, drogas Más duras. Las presiones del propio grupo social y
Otros factores influyen en la decisión de esos chicos. Los niños que viven y trabajan en la calle son especialmente Vulnerables al uso indebido de sustancias. El Consumo de inhalantes como pegamento, anfetaminas
y otros tipos de drogas quita el hambre y reprime la Ansiedad, y les hace sentir que pueden sobrellevar Mejor sus problemas cotidianos. "Las drogas no son un juego de niños" es el tema del año 2006 del Día internacional Contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, conmemorado cada año el 26 de junio.

La familia
juega un papel fundamental en la crianza de niños saludables.

Las madres y los padres que apoyan a sus Hijos, y las demás personas que les cuidan, Inculcan valores e imparten a los chicos Conocimientos prácticos para la vida cotidiana Que les servirán de guía para adoptar Buenas decisiones. Alientan también a los Niños a aprovechar su tiempo libre, siendo Tres opciones positivas la participación en Deportes, la música y el arte. En un entorno
De buena crianza, los niños pueden decir lo Que piensan y compartir sus sentimientos. Padres e hijos pueden abordar con franqueza El tema de las drogas, por ejemplo. Si hay Señales de peligro en casa o en la escuela, la
Familia deberá actuar en beneficio del niño, Intentando comprender el problema y buscando Soluciones dentro o fuera de la familia.

En el norte del Estado de Shan en Myanmar, la ONUDD presta apoyo a un proyecto comunitario de asistencia para niños cuyas vidas se han visto afectadas por las drogas. Uno de los beneficiarios del proyecto es Baem Yain, un niño de cinco años que vive con sus abuelos. Su madre lleva tres años en la cárcel por vender drogas al menudeo y su padre, toxicómano, lo ha abandonado. Baem Yain asiste a la escuela primaria de la aldea de Namtaung, junto a casi 80 niños vulnerables como él. Reciben, en el marco del proyecto, arroz, libros para la escuela y ropa.

Los maestros juegan un papel fundamental en la educación de los niños sobre las drogas.

Los buenos maestros procuran fortalecer el amor propio del niño y la confianza en sí mismo. Logran comunicarse con sus alumnos y los respetan como personas. La escuela debe ser un entorno seguro en el que los niños puedan desarrollar aptitudes interpersonales y el sentido de la responsabilidad. La escuela es, además del hogar, el lugar en el que los niños pueden enterarse de los peligros que entraña el consumo de drogas y las ventajas de un modo de vida sano. Los debates en clase y los concursos de dibujo son algunas de las actividades que pueden ayudar a los niños a comprender los efectos que las drogas tienen en las familias y comunidades. Los niños que manejen esta información estarán mejor preparados para decir no a quienes les ofrezcan
Drogas.

Los niños
los adolescentes juegan un papel fundamental en la prevención del uso indebido de drogas.

Nunca es demasiado temprano para que los niños aprendan a ser responsables y a protegerse de posibles daños. Negarse a consumir drogas ilegales es una opción inteligente. Aunque crecer no resulte siempre fácil, ¡la niñez y la adolescencia pueden ser muy divertidas! Millones de niños de todo el mundo practican deportes con sus amigos, tocan un instrumento en un grupo musical o participan en círculos culturales después del colegio. Además de estudiar juntos y jugar, los niños y adolescentes pueden informarse unos a otros sobre los riesgos del consumo de drogas. En el Perú, la ONUDD presta apoyo a la asociación Deporte y Vida en su labor de prevención del uso indebido de drogas dirigida a niños y adolescentes vulnerables. El Centro de Prevención del Uso Indebido de Drogas del Japón sufraga los programas deportivos y culturales de la asociación en los barrios pobres. Karen, una muchacha de Villa El Salvador, en Lima, es una de los 1.500 jóvenes que participan en esta iniciativa comunitaria. Gracias a Deporte y Vida, Karen, cuya gran pasión siempre fue el fútbol, practica hoy este deporte. También la ayudan con los deberes y le dan libros para que lea. Jugar al fútbol les ha enseñado, a ella y a
Otros niños vulnerables, sobre el trabajo en equipo, el respeto hacia los demás jugadores y el mérito de ayudar a los amigos en tiempos difíciles.

La sociedad tiene la obligación de proteger a los niños de las drogas. El hogar, la escuela y los patios de recreo deben ser entornos seguros para los niños. Individuos y comunidades, presten atención a las señales de advertencia y hagan frente a los problemas relacionados con las drogas. ¡Preocúpense por que los niños no entren en contacto con las drogas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario