domingo, 26 de junio de 2011

Psicopatologia del desempleo

Lamentablemente, el fenómeno del desempleo está hoy presente en todas las facetas de nuestra vida diaria. De hecho, para millones de personas, el paro es un drama que les afecta a nivel personal y en su entorno social.

¿Qué supone el trabajo para la persona?
El paro priva al individuo de su trabajo. No sólo los aspectos objetivos del mismo, sino de toda una serie de elementos subjetivos la importancia a veces se subestima.


Remuneración económica, y sus consecuencias sobre la capacidad adquisitiva del individuo y de su família
Cuando se produce la pérdida del empleo, el desempleado atraviesa una serie de fases psicológicas, muy similares en todos los casos:

FASE DE SHOCK. Dura aproximadamente una semana, caracterizada por la perplejidad, escepticismo, o miedo ante el reciente despido. Sentimientos de confusión y desorientación, sensación de fracaso, miedo difuso ante el futur.FASE DE RECUPERACIÓN APARENTE . Dura varias semanas, que el sujeto vive como un período de vacaciones, con cierto optimismo, y aprovecha para arreglar asuntos pendientes. Se caracteriza por un relativo optimisme.FASE DE REACCIÓN. Dura varios meses, y está muy relacionada con el apoyo social recibido (a mayor apoyo, más reactividad positiva). Sobre todo, es esencial el apoyo de la pareja. Desaparece el optimismo y el detenido es invadido por una profunda sensación anticipatoria de no volver a encontrar trabajo. Es la fase de mayor movimiento para encontrar trabajo, considerando incluso el autoempleo. FASE DE FRACASO LABORAL. Aparece cuando se constata la imposibilidad de encontrar trabajo en poco tiempo. Aflora un profundo pesimismo y sensación de desesperanza, ansiedad, sentimientos depresivos, irritabilidad y molestias psicosomàtiques.FASE DE RESIGNACIÓN. Esta fase se prolonga hasta el momento de encontrar un nuevo trabajo. Durante este tiempo, el sujeto asume la condición de desempleado, perdiendo toda esperanza de reintegrarse social y laboralmente, y esfumándose la motivación para el movimiento. Es el momento en que se produce la asociación patológica entre el fracaso laboral y el supuesto “fracaso” personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario