jueves, 9 de junio de 2011

Vive la sabiduria del Tao

Al espíritu que nunca muere
se le llama lo misterioso femenino.
Aunque se convierta en todo el universo,
su pureza inmaculada nunca se desvanece
Aunque asuma incontables formas,
su verdadera identidad se mantiene intacta.
La puerta a lo misterioso femenino
se llama la raíz de la creación.
Escucha su voz,
oye su eco en toda la creación.
Infaliblemente, rebela su presencia.
Infaliblemente, nos lleva a nuestra propia perfección.
Aunque es invisible, lo soporta todo;
nunca se extinguirá.

DYER

No hay comentarios:

Publicar un comentario