jueves, 2 de junio de 2011

Vive la sabiduria del Tao


El cielo Y la tierra son imparciales.
ven las diez mil cosas como perros de paja.
El sabio no es sentimental;
trata a toda la gente como a perros de paja.
El sabio es como el cielo y la tierra;
para él nadie es favorito, ni nadie desfavorece.
Da y sigue dando, sin condiciones,
ofreciéndoles a todos sus tesoros.
Entre el cielo y la tierra hay un espacio como un fuelle,
vacío e inagotable.
Cuando más se utiliza, más produce.
Mantente en el centro.
El hombre fue creado para sentarse en silencio
y encontrar la verdad interior.

DYER

No hay comentarios:

Publicar un comentario