miércoles, 6 de abril de 2011

Reflexiones de la vida :: ¡¡ No te Rindas !!

Hace mucho tiempo vivía un campesino en una montaña y era dueño de una manada de caballos que le ayudaban en los trabajos de su hacienda.

Un día, su capataz le conto la mala noticia de que uno de sus caballos había caído en un pozo.

Aquel pozo era demasiado profundo, y sacar al caballo de aquel lugar era algo casi imposible.

El campesino al darse cuenta de aquella mala situación, corrió con todas sus fuerzas a ayudar a sacar el caballo del profundo pozo, reviso la situación, para ver que el caballo no tuviera una herida mortal.

Trato y trato de todas las formas posibles, pero el caballo no podía salir del pozo, así que cansado tomo la decisión de dejarlo morir en ese lugar.

Llamo a su capataz y le dio la orden de tapar el pozo con tierra, de esa forma sacrificar al caballo y evitar que otro animal callera en ese mismo lugar.

Así se hizo, los empleados dirigidos por el capataz comenzaron a lanzar tierra dentro del pozo para cubrir al caballo, pero que sorpresa se llevaron al ver que a medida que la tierra caía en el animal este se sacudía y se iba acumulando en el fondo posibilitando al caballo para ir subiendo poco a poco.

Los hombres al darse cuenta de que el caballo no se dejaba enterrar, le siguieron echando tierra y lo animaban para que se sacudiera y se subiera en la tierra que caía en el suelo
Después de un rato el caballo logro salir del pozo enseñándonos que solo está muerto aquel que se deja enterrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario