jueves, 28 de abril de 2011

VIVE LA SABIDURÍA DEL TAO


Bajo el cielo, todos pueden apreciar la belleza como tal,
porque existe la fealdad.
Todos pueden distinguir el bien como tal,
porque existe el mal.
El ser y el no ser se generan el uno al otro.
Lo difícil nace de lo fácil.
Lo largo se define mediante lo corto,lo alto mediante lo bajo.
El antes y el después van el uno junto al otro.
Por eso, el sabio que vive abiertamente
en una aparente dualidad y en una paradójica unidad.
El sabio puede actuar sin esfuerzo
y enseñar sin palabras.
Cultivando las cosas sin poseerlas,
trabaja, pero no por las recompensas.
Compite, pero no por los resultados.
Cuando el trabajo está hecho, se olvida.
Por eso dura para siempre.

DYER

No hay comentarios:

Publicar un comentario