jueves, 21 de abril de 2011

VIVE LA SABIDURÍA DEL TAO


El Tao que se puede explicar
no es el Tao eterno.
El nombre que se puede nombrar
no es el nombre eterno.
El Tao tiene nombre y no lo tiene.
Sin nombre, es el origen de todas las cosas;
con nombre, es la Madre de diez mil cosas.
Aun sin desearlo, uno puede ver el misterio;
aun deseándolo, uno ve solo las manifestaciones.
Y el misterio es la puerta que conduce al conocimiento.

DYER

No hay comentarios:

Publicar un comentario